¿Razonando en Círculos?

01/28/2020

¿Razonando en Círculos?

Vern S. Poythress

¿Estamos comprometidos en un razonamiento circular? Ya estamos confiando en una concepción particular del razonamiento y la lógica cuando usamos argumentos para establecer nuestra concepción de la lógica. Pero no hay otra forma de argumentar cuando está en juego la naturaleza misma de la lógica. Comenzamos con la instrucción en la Biblia, y la usamos para reformar la lógica. Y después de nuestra reforma, encontramos que la lógica está en armonía con el Dios que se describe en la Biblia. Entonces, ¿qué hemos logrado realmente?

El proceso es realmente una espiral en lugar de un círculo, porque, por la gracia de Dios, podemos aprender en el proceso. Pero también vale la pena señalar que cuando llegamos a considerar los fundamentos últimos del pensamiento y los fundamentos últimos de la vida humana, todo el mundo se mueve en un círculo de algún tipo.[1]

La autonomía es un círculo. El razonamiento socrático asume la autonomía al principio, y al final desarrollará una idea autónoma de santidad, o justicia, o bondad, o cualquier otra cosa que sea el tema de discusión. El típico programa de enseñanza universitaria asume la autonomía al principio, y naturalmente termina allí también. Apela a la autonomía para establecer la autonomía. Pero la autonomía es un círculo infructuoso. En realidad, somos seres humanos y no dioses. Tenemos que confiar en otras personas y en muchas suposiciones, pero normalmente no nos damos cuenta. No nos preocupamos por ello.

¿Deberíamos preocuparnos? Si todos fuéramos naturalmente buenos y sanos en nuestro razonamiento y en nuestras suposiciones, podríamos concluir que no tenemos motivos para preocuparnos. También podríamos concluir que podemos aceptar con confianza las suposiciones comunes hechas por las personas que nos rodean, y podemos aceptar con confianza lo que ellos consideran que es cierto. La gente considerada sabe más. ¿Por qué sospechamos? ¿Somos buenos por naturaleza? ¿Somos naturalmente racionales de una manera saludable? La Biblia dice que no lo somos. Somos corrompidos por el pecado y por los deseos pecaminosos:

…ya no debéis andar como los gentiles, en la futilidad de sus mentes. Se oscurecen en su entendimiento, se alejan de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón. Se han vuelto insensibles y se han entregado a la sensualidad, codiciosos de practicar toda clase de impurezas (Ef. 4:17-19).

No hay justo, ni aun uno; Nadie entiende; nadie busca a Dios. Todos se han desviado; juntos se han vuelto inútiles; nadie hace el bien, ni siquiera uno. (Romanos 3:10-12)

La gente podría presentar argumentos de un lado a otro, argumentando a favor y en contra de la proposición de que los seres humanos son naturalmente buenos. Pero cuando nos comprometemos a evaluar los argumentos, ya tenemos suposiciones implícitas o presuposiciones acerca de si somos naturalmente buenos y sanos en nuestra capacidad de evaluación. Las disposiciones de nuestros corazones, ya sea hacia el pecado o hacia la justicia, afectan nuestras evaluaciones.[2]

Como veremos, siempre dependemos encubiertamente de Dios, pero suprimimos la verdad sobre nuestra confianza. La universidad moderna aspira a ser radicalmente crítica, pero no es en absoluto crítica con la asunción generalizada de la autonomía, ni con sus propios fundamentos racionales.

Referencias.

[1] Sobre la circularidad, ver John M. Frame, The Doctrine of the Knowledge of God (Phillipsburg, NJ: Presbyterian Reformed, 1987), 130-133.

[2] Ver el capítulo 8, y la discusión de la razón en K. Scott Oliphint, Razones para la fe: La filosofía al servicio de la teología (Phillipsburg, NJ: Presbiteriano y Reformado, 2006), capítulos 1 y 2.

Presuposicionalismo.com – 2022 © Todos los derechos reservados